miércoles, 17 de enero de 2018

Valentín Turienzo

Hay problemas en el Valentín Turienzo de Colindres.

Valentín era amigo de mi padre, además de compañero. Mi padre le respetaba muchísimo. Siempre anduvo detrás de que se le hiciera un homenaje o de que se le dedicara algún tipo de reconocimiento. El instituto del pueblo lleva su nombre.

Recuerdo a Valentín en una bicicleta de las de antes, ya entonces, de esas de ruedas grandes que se llevaban con el sillín y el manillar bajo, por el pueblo, uno de tantos, la cesta de plástico, de pescado, atada con cuerdas de las que cerraban las mallas de naranjas, con los aparejos detrás o la compra, papeles, alguna herramienta.

Fue la primera vez que oí hablar de la guerra, cuarenta años después, pero todavía la guerra.

Venían a casa muchos antiguos maestros, como Pepita, que recordaba que en su primer destino la casa no tenía baño y que para sus necesidades tenía que ir donde las gallinas, que la atacaban y ella espantaba como podía. Nosotros mismos teníamos cocina de carbón, quiero decir, las cosas habían mejorado mucho, pero no tanto como para que no estuvieran justificadas aquellas huelgas de maestros que hubo en los ochenta, tan complicadas, y que seguramente ya nadie recuerde.

Mi madre siempre que había alguien preparaba lo mismo, quien fuera: huevo duro con patatas.

Valentín, maestro, había sido represaliado por el franquismo. Tenía el pelo cano. Creo recordar que los ojos claros.

Siempre se paraba y me preguntaba qué tal, yo que a veces no podía subir a Colindres de Arriba porque me costaba respirar, qué tal aunque estuviéramos solos, nadie con quién quedar bien, ni siquiera conmigo: qué tal, con verdadero interés.

Que te recuperes pronto, Mario, se despedía montado en su bicicleta. Estaba tan rico el pan que llevaba en la caja de pescado que la bicicleta andaba sola. Era la asociación que yo hacía. Y es que Valentín era maestro.

martes, 16 de enero de 2018

FACUA.org

Sevilla,a 16 de enero de 2018

Estimados Sres.:

Tenemos el placer de anunciaros de que el Archivo Histórico de FACUA ha sido culminado y se encuentra a vuestra disposición para cualquier consulta. Nuestra Fundación ha estado trabajando en este último período para acondicionar una parte de nuestras dependencias con objeto de ubicarlo en ellas.

Una vez organizado en dichas dependencias, se inició una segunda fase en la que procedimos a archivar toda la documentación procedente de un legado de la entidad cántabra “Infoconsumo”. Se trata de 394 cajas archivadoras, con cerca de 100.000 archivos en formato papel (folletos, revistas, y documentos de diverso tipo) editados durante 40 años por distintas organizaciones de consumidores de España y del mundo, así como por el gobierno central y gobiernos autonómicos. Asimismo se han incluido otras 204 cajas archivadoras, donde se han guardado durante treinta y siete años cientos de revistas, folletos y otras publicaciones acumuladas por FACUA en formato papel, catalogadas debidamente a través de un programa informático.

Por último, hemos finalizado este Archivo histórico de la Fundación FACUA al crear una tercera base de datos con cientos de documentos digitalizados (actas de reuniones y asambleas, revistas, publicaciones y otros documentos de FACUA y de sus distintas organizaciones territoriales), en los que se puede estudiar el nacimiento y evolución de dicha organización de consumidores.

Estas tres bases de datos se encuentran a vuestra disposición en FACUA.org/archivo de manera gratuita.

Esperamos que esta iniciativa realizada por la Fundación FACUA y que se ofrece a universidades, bibliotecas, ayuntamientos, entidades sociales, fundaciones y demás administraciones públicas, sea provechosa y fructífera para el conocimiento de la evolución del movimiento de consumidores y del propio proceso seguido en la defensa de los derechos de los usuarios.

Atentamente, reciba un cordial saludo.

Convocatoria Vuelta Ostrera

Mismas necesidades diferentes satisfactores

¿Nuestros nietos nos preguntarán por el toque de claxon como nosotros lo hacemos a nuestros abuelos por los vucíos o por los ijujús?

sábado, 13 de enero de 2018

Significado de "güelga"

Entradas más atrás se discutía sobre el significado del sustantivo "güelga". He recibido nota muy valiosa que paso a reproducir en parte. Para más información id por favor a la nota en cuestión.

"Para evitar el clásico error que cometen los del cántabru cuando se ponen a sustituir palabras va aquí una explicación, pues el campo semántico comúnmente utilizado en castellano se distribuiría en Montañés de una forma similar a ésta:

Huella en suelo raso:
- patu o patá (animal).
- pisá (persona).
- resclave, cuando el rastro es de un enclavamiento y arrastre, ya sea de animal (cazuñas, p.e.) o de persona (tacón, tarugo de abarca, etc.).

Rastro en suelo no raso (hierba, nieve...):
- güelga."

Gracias de nuevo al autor de esta contribución tan valiosa.

Atenéu, 1: Cultura e Intidá

viernes, 12 de enero de 2018

De carpinteros y la Virgen del Moral



Pongo trova de la Virgen del Moral. Aunque hay grabaciones mejores pongo ésta porque recoge muy bien el ambiente: todo un pueblo reunido en fiestas en torno a sus trovadores.

Que la trova existe es innegable.

Habrá que esperar ahora a ver qué se les ocurre a los de siempre para continuar marginándola.

A mí esta trova me la echó Cachimbo, hijo de Masio el de La Hayuela (que fue el primer trovador moderno, el primer trovador que reclamó autoría).

A Cachimbo le faltan muchos dedos porque es carpintero, y de los buenos.

Tengo yo un tío, Camilín, también carpintero, al que también le faltan muchos dedos, pero no tantos como a otro tío que tenía yo, Lolo, que no era carpintero, sino ferroviario.

Mi tío Lolo, tío político, tiraba piedras de carbón a su paso por Cabezón de la Sal, recién casado con Suca. Todos aportaban lo que podían. Mi madre, que era la pequeña, la pequeña del segundo matrimonio, se escondía en el maizal de enfrente del colegio porque las monjas la maltrataban. A ella y a todas las que no procedían de familia bien (las que lo eran acabaron estudiando en Santander alojadas con los gastos pagados en la sede del Ateneo Popular usurpada por Falange). A una vecina de La Pesa la hicieron recorrer el colegio, aula por aula, diciendo "soy un cacho de carne con ojos". Todos en casa hacían lo que podían para que mi madre estudiara, y para resistir. Yo todavía no estaba, obviamente. Pero siento que todo aquello, tanto esfuerzo, también lo hicieron por mí. Y mientras yo lo crea, el hilo seguirá tenso.

Derechos y deberes.

A mi tío Camilín le saltó una radial que le afectó a pecho y brazos. Los brazos los pudo salvar, aunque uno no lo mueve. Se lo quisieron quitar pero se negó. Le sirve para aguantar. Las piezas de madera que están a la venta en Unquera, los carretillos, los tajos, son de él. Los muebles de cocina en miniatura son como los que le hacía a mi madre, perdidos.

Dicen por ahí que soy sobrino de Consejero, de Secretario General, de tantos. Pero no. A ver ahora qué se les ocurre.

jueves, 11 de enero de 2018

Por algo es al amor a lo que más cantan los paisanos

"Sobre la derecha cultural", aquí, valiosa reflexión del valioso pensador (toca tantos palos que no sé en qué cajón meterle, para bien), y amigo, Alberto Santamaría.

Desde la experiencia puedo decir que muchas veces, pero muchas, he entrado en conflicto con muchos, da igual si de derechas o de izquierdas, pongamos la élite, que no acaban de entender qué hago yo aquí y que si, ya que estoy, claro, metido según ellos por alguien que no sabía lo que hacía, porque si no de qué, lo que me toca es estar agradecido y calladito, no vaya a ser que todavía.

Tengo anécdotas, tropecientas.

"Fábricas de creación cultural"

Sobre "fábricas de creación cultural" como la que pretende montar el Ayuntamiento en la antigua sede de Tabacalera (racionalismo tardío) de Castilla-Hermida, aquí.

Archivu del blog