viernes, 14 de diciembre de 2018

La arruga es bella

Me permito el placer de intentar traducir el primer párrafo de la última columna de Raúl Molleda, "Quiciabis mañana", al castellano:

"Quiciabis mañana la carama que atiesa rejelaas las neuronas de quinis mandarin y mandan –amargas réplicas ajita, cumu deslabonis curujientos ena cadena que atiesta la ruea de la Hestoria– atarreñi iscubriendo un contornu ajallaízu, un mundu dinu de llamase con justicia, humanu."

"Quizá mañana la nieve posada en las neuronas endurecidas de quienes mandaron y mandan -amargas réplicas sucesivas, como eslabones oxidados en la cadena que refrena la rueda de la Historia- se deshiele descubriendo un entorno favorable, un mundo digno de llamarse con justicia, humano."

Las palabras que emplea Raúl Molleda son muy antiguas y tienen muchos matices. Miradlas, qué arrugas, qué bonitas. Las utiliza en un contexto actual, sumando matices, y dan la talla. Es porque están vivas. Pero no es solo que se adapten bien, y ésto es lo mejor, es que integrándose, poniéndose en hora (y aquí es donde está la batalla de fondo, en quién es el que decide qué hora es, pero dejémoslo y vayamos a lo práctico), incorporándose al presente, decía, modifican la realidad, resignificándola: es por eso que creo que el autor termina este primer párrafo con la palabra "humano", porque el ser humano está constantemente haciéndose. Que alguien nos de pistas, sea Raúl Molleda u otro (él, como yo, opina que da igual quién sea, siempre que sea), pistas sobre cómo ser, sobre cómo hacernos mejores personas con antiguas palabras nuestras es emocionante.

Memoria y no solo

Después de haber leído las memorias del editor de Txalaparta tituladas Apología, me veo obligado a decir que nunca pensé que el juez Garzón pudiera tener tanta razón. El autor confirma que ETA es un entramado, a las claras, y que una librería o una editorial pueden formar parte del mismo. Que a él le parezca bien o mal es lo de menos (aunque en buena lógica su opinión no, pero sí las decisiones que tome a partir de lo que opine al respecto le podrían poner de camino a la cárcel, pero eso es cosa suya). Lo importante es lo que él confirma que es, y que porque es, es punible, lógicamente. Otra cosa es que a él no le parezca justo el hecho de que pertenecer al entramado de ETA siendo librero, editor o ejerciendo cualquier otra profesión sea punible, pero es que mira, ya es entrar en discusiones bizarras.

Dos (sí, no lo había dicho pero el párrafo anterior era el punto uno).

Esta misma semana he cogido del cajón de libros expurgados de una biblioteca pública cántabra el siguiente libro:



Es un libro intuyo que donado por un particular que lo estudió:



Lo estudió por (la violencia terrorista) y para (salvar su vida) algo (salvar su vida frente al terrorismo). Cuando el propietario dejó de sentirse amenazado dio a la biblioteca el libro, que tras expurgo he cogido y guardado yo como testimonio de una época que aparentemente hemos dejado atrás.

Leyendo Apología no tengo claro que el autor tenga claro que sean tiempos que hayamos dejado atrás, lo cual me provoca una honda preocupación.

Y tres.

Estoy leyendo un libro de Anjel Lertxundi titulado Este muro de hielo (Erein, 2018) en que se establece un paralelismo entre la relación de pareja que el protagonista está empezando y el recuerdo de la relación matrimonial de sus padres, la primera esperanzada, la segunda marcada por el maltrato del padre hacia la madre. Esta segunda es reflejo de la violencia a que ETA nos sometió a todos y la primera de una convivencia que se quiere en paz aunque lastrada por la violencia sufrida.

No sé cómo terminará.

En línea con otros autores vascos que empiezan a atreverse a escribir críticamente sobre la violencia de ETA (y también empiezan a ser por ello mismo vilipendiados, y si no fijaos en las críticas recibidas por Fernando Aramburu, por muy coñazo que sea, o incluso por el propio Kirmen Uribe) Anjel Lertxundi presenta el maltrato del padre hacia la madre como algo tolerado socialmente porque "algo habrá hecho para merecerlo", del mismo modo que muchos toleraban los atentados de ETA porque algo habría hecho la víctima. En el sostenimiento cuando menos de esa tolerancia activa, consentida o atemorizada hoy afortunadamente cuestionada (no, a la sazón, por el autor de Apología) el entramado de ETA definido por el juez Garzón y confirmado por el autor de Apología cumplía un papel fundamental, punible.

Memoria, no solo: muchos deberían hacer también examen de conciencia.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Tinariwen (+IO:I) - Nànnuflày

Publicidad del Ayto. de Santander rara



El Ayuntamiento contrata a una empresa para hacer una obra y cuando termina la empresa contratada publica una página en El Diario Montañés entiendo que con parte del dinero de la contrata, es decir, con dinero de origen público, explicando lo que ha hecho sin olvidar incluir una foto en la que aparezca la alcaldesa. Pasa así siempre, por ejemplo aquí. Alguien debería revisar su legalidad.

La foto es del periódico de ayer.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Contexto del mural del cargadero de Dícido

En la entrada anterior he puesto fotos de un mural que hay en un portal bilbaíno del cargadero de Dícido, en Mioño (Cantabria) [en realidad es el de Piquillo, en Ontón], mural donde todas las figuras parecen satisfechas y adoptan pose heroica.

Pongo a continuación foto de detalle de cuadro de la misma época expuesto en el Museo de Bellas Artes de Bilbao:



Figuras heroicas, pero difícilmente satisfechas.

Esta gente, la de este cuadro, es la que cuando se puso a escribir hizo que saltaran las bielas. Su literatura es valiosísima. Es hoy prácticamente desconocida e inencontrable, como todo lo suyo. Yo tiro por la literatura por cuestión personal, pero todas las facetas del primer movimiento obrero son igual de interesantes.

Cargadero de Dícido en mural de ppos. del s. XX en portal de casa bilbaína



Laterales:



Arriba:



Firma, fecha y detalle de cenefa inferior:



Enfrente otro mural dedicado al cereal de Castilla:



En este portal de la C/ Gardoqui (en el centro) de Bilbao, que encontramos abierto al pasar:



Si no me equivoco el cargadero de Dícido es el segundo que se conserva en Cantabria. El otro es el de Astillero. El de Dícido fue construido por un socio de Eiffel en 1880 y fue destruido durante la guerra. El actual data de 1938. Está declarado BIC. El mural representa el original, el primero.

martes, 11 de diciembre de 2018

"Viva La Montaña", himno cántabro en el 36

Los editores de un libro de la UC dedicado a Arturo Dúo Vital me aseguran por correo electrónico a pregunta mía que durante la guerra la tonada "Viva La Montaña" fue el himno oficioso republicano en Cantabria.

Arturo Dúo Vital la adaptó, modernizándola. Eran tiempos de vanguardia. He tenido la suerte de escucharla en vivo en el Ateneo de Santander, impresionante. Solo recuerdo algo parecido cuando mi abuelo músico se puso unas Navidades a improvisar al piano a partir de los libros de Sixto Córdova que le habíamos regalado (y que no le habían hecho ninguna ilusión). Esta tarde hay una charla en el Club de Regatas de Santander (Plaza de Pombo) sobre piano en Cantabria y estoy casi seguro que el ponente va a interpretar esta pieza adaptada. No está grabada. Son oportunidades únicas. Lo siento pero no sé la hora. Muy recomendable.

La Rojuca y La Roja, rubias

Pues resulta

resulta que a mi abuela bastiana la llamaban "la rojuca"

y resulta que era porque era arrubiada

no pelirroja

el pelirrojo era su primer marido

mi abuelo fue el segundo

más que pelirrojo

"del color de la panoja cuando madura"

y que a mi tía Amaliuca la llamaban en Cabuérniga "la roja"

ella dice que porque su padre era pelirrojo

pero ella era rubia

y que ella contestaba siendo cría

"que no soy roja, que soy rubia"

porque tenía miedo

miedo a ser roja

en la posguerra

siendo rubia.

Y lo que a mí me parece es

que fue la guerra

la guerra la que acabó con los rojos

en Cabuérniga, en el Nansa

más que la guerra

el haberla perdido

los rojos.

Asomadas

Se empieza a notar cómo mucha gente de la izquierda (los de derechas no sé por dónde se mueven) empieza a sacar la cabeza para que se les vea de cara a las próximas elecciones. Es de notar la diseminación de artículos "torpedo". La previsión es a más. Hoy uno sobre "enchufismo" en el Gobierno de Cantabria que no tiene por dónde cogerse. Y eso entre los que se ponen a escribir artículos, que se supone requieren reflexión. No digamos nada de las redes sociales, propensas al dedo flojo. Habrá que seleccionar todo mucho más.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Cantabristas

Cantabristas, aquí.

Archivu del blog