martes, 18 de diciembre de 2007

Los Papalagi (Los hombris brancos).Tuiavii de Tiavea

I. L´hombri Brancu y el dineru.

Por eso hai dos clasis distintas de genti n`Europa: el primer tipu tien de trebajar duru y el sigundu trebaja pocu u náa n`asolutu. Un grupu nunca tien tiempu de sentase al sol, mientis que los otros nu jacin náa más. El Papalagi diz: “Nu tola genti puei tener tantu cumu tienin angunos”. N`isti dichu basa el derechu a ser cruel cuandu trafica con dineru. El sú corazón es cumu una piedra y la sú sangri es fríu. Sí, él engaña, mienti, y es tul ratu deshonestu y piligrosu cuandu las sús manos van a cunsiguir dineru. Ocurri aminudu que un Papalagi mata a otru, sólu por dineru. U lu mata con el venenu de las sús palabras u lu endroga pa espojalu ispués del tóo. Las más de las vecis es ésta la razón pola que l`unu nu cunfía nel otru; toos ellos cunocin la sú dibilidá. Tamién por eso es impusibli aviriguar si un hombri con muchu dineru tien tamién güen corazón. Puei que sea mui malu. Nunca pueis aviriguar cúmo y nóndi ha amasáu las sús ricuras.

II. L´hombri Brancu y el trebaju.

Esta es la razón del acolechamientu de los Papalagi. Angunas vecis es estupendu dir a buscu l`augua de la ría, puei ser enclusu agradable jacelo un par de vecis. Peru si debis tresportá-l`augua del albiar jasta que trespón el sol, día tres día, cáa hora jasta que te falla la juerza, traendo y traendo, a la final tirarás el calderu con rabia, amurniáu pola esclavitú del tú cuerpu. Porque nu hai náa tan duru pa un hombri cumu jacé-la mesma cosa una y otra vez.

Pero hai Papalagi pa los que dir a buscar augua de pozu día tres día siría un mutivu d´aligría; hay unos que nu jacin otra cosa que levantà-las sús manos y dejalas caer otra vez, u llevar un palu, y tienin que jacer eso nun lugar mugrientu nondi ni tan desiquiera el sol ni l`airi frescu puein penetrar, y nu jacin náa que requiera la sú juerza u lis reporti felicidá.

Hai más genti n`Europa col rostru gris ciniza que árbulis enas muestras islas. Porque nu sacan dengún gustu del sú trebaju, porque el sú trebaju se lleva toa la sú alegría y porque nunca jacin náa pol sú propiu gustu, ni tan desiquiera una hoja, nu importa cuántu tiempu trebajin. Por eso un odiu encultu aniala drentu la genti con uficiu. Angu vivi riprimíu drentu los sús corazonis, cumu un animal encadenáu, rebelándose peru entuvía encapaz de liberase. Enllenos d´odiu y invidia amiran y acomparan los trebajos de los otros entri ellos. La genti parla sobri trebajos de clas más baja y más alta, masque tolos oficios juerzan a la genti a jacer sólu mediu trebaju. Un ser humanu nu es sólu una manu, un pie, u una pierna, sino que es tóo enjuntu…Ünicamenti cuandu tolos sintíos y tolos miembros trebajan juntos, puei el corazón de un hombri ser filíz y estar saludabli, y no cuandu se premiti vivir sólu a una parti y el restu de él tien de jacese-l muertu. Esto engendra genti enfermu y esesperáu.

Vulcáu al cántabru por Envernizu

martes, 11 de diciembre de 2007

Últimas palabras de Roy, Nexus-6. Blade Runner

Yo he vistu cosas que vujotros nu criiríeis: atacar navis en llamas más allá d`Orión…Rayos C brillando ena escuridá ena Puerta de Tanhauser…

Toos estos momentos se esmanarán en el tiempu, cumu glárimas ena lluvia.

Vulcáu al cántabru por Envernizu

sábado, 8 de diciembre de 2007

Quimiuterapia. Harkaitz Cano

Hay sólu una cosa qu´amurrie más
que los hespitales;
no son los ciminterios.
Refiérome a los autobuses de línia rigular enllenos de genti
qu´acúi a los hespitales.
Esa genti, cona su radiugrafía baju´l brazu
nun sobre, la miráa al desgái
nun escuru pozu
que ni tú ni yo somos pa vislumbrar.
Pon un ñudu nel gargüelu veer la sunrisa de dientes aneaos
del niñu de seis años rapáu al unu.
Ancianos qu´acercan las sus placas a la luz de las ventanas
y proclaman al reportoriu:
“mira, es ési puntu brancu d´àhi”;
y por cima de tóo esas dos mujeres qu´echan una parláa conas manos
y al parlar, es cumu si abriesen una jucha escuendida:
“ya verás, dígoli al mi maríu,
ya verás qué cambalúas amos a dar tú y yo
en cuantis mos traigan
la silla de rueas.
Mos dirán
El Coyote y El Cuerrecaminos, Ismael”

El Coyote y El Cuerrecaminos.

Un viecu recuer el mi cuerpu
y aquella mujer enllena de juerza añíi qu´a Ismael
el paralís destendióseli, no m´alcuerdo,
si a la manu isquierda o a la drecha.

Cáa unu en lleva
la su radiugrafía baju´l brazu.
La su cuota de cáncer, el su abaldonu,
el su oju de cristal o´l su guante ortopédicu.
Que mos incinerin
si eso no mos remuevi daque dientru.
Somos pa imaginalo tuvía, Ismael;
quiciás li quedi pocu, y lo sabi
Ismael juega al ajedrez sobre la manta escucesa
que cubri las sus, jaque mate, ruíllas.
Ismael muevi las piezas cona manu que li resta
y ora suspira y ora sunríi,
daque vez li gana la manu insánime;
tuvía presona Ismael,
animáu onqui no debuju Ismael,
no es un epitafiu peru pudría selu:

“Cuerrecaminos y Coyote, rezái cuantu sepáis,
ya veríis quín manda aquí
en cuantis mos traigan
la silla de rueas”.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Si los tajuronis jueran hombris. Bertold Brecht

Si los tajuronis jueran hombris - priguntó al señor K. la hija chica de la su patrona-, ¿se portarían mijor colos pejezucos?

- Claru que sí - arrespundió el señor K. Si los tajuronis jueran hombris, jarian construir ena mar cajas enormes pa los pejezucos, con too tipu de cumía nel su interior, tantu plantas, cumu materias animalis.

Priocuparíansi de que las cajas tuvieran siempri augua frescu y aportarían too tipu de medidas de salú. Si, pinto’l casu, un pejezucu se mancasi una aleta, derreu lu vendarían enforma que el pejezucu no se lis morriera prematuramenti a los tajuronis.

Pa que los pejezucos no se pusieran amurniaos bría, de cuandu en cuandu, grandes jorras acuáticas, pues los pejezucos alegres tienin mijor sabor que los amurniaos.

Tamién bría escuelas nel interior las cajas. N’esas escuelas se deprendería a los pejezucos a entrar enas fauces de los tajuronis. Estos necesitarían tener nocionis de geografía pa mijor localizar a los grandes tajuronis que andan por ahí jolgando.

Lu principal sedría ,naturalmenti, la formación moral de los pejezucos. Se los deprendería que nu hay náa mas grandi ni más jermosu pa un pejezucu que sacrificase con alegría, tamién se lis deprendería a tener fe enos tajuronis, y a papalis cuandu lis dijesen que ellos ya s´ucupan de forjales un jermosu porvenir. Daríaselos a entender qu’esi porvenir que se lis auguraba solu estaría aseguráu si deprendían a obedecer.

Los pejezucos deberían guardase bien de las bajas pasionis, asina cumu de cualisquier inclinación egoista, materialista o marxista. Si daque pejezucu mostrase semejantes tendencias, los sus collazos deberían comunicalo enmediatamenti a los tajuronis.

Si los tajuronis jueran hombris, se jarían naturalmenti la guerra enti si pa conquistar cajas y pejezucos ajenos. Amás, cada tajurón ubligaría a los sus propios pejezucos a engarrase n’esas guerras. Cada tiburón deprendería a los sus pejezucos qu´enti ellos y los pejezucos d’otros tajuronis desiste una enorme diferencia. Si bien tolos pejezucos son mudos, poclamarían, lo ciertu es que agutan en idiomas muy distintos y por esu enjamas logran entedese. A cada pejezucu que matase n’una guerra a un par de pejezucos esenemigos, d´esos que gutan n’otru idioma, concederíaselis una medalla de varec y se lis otorgaría amás el llamatu de héroe. Si los tajuronis jueran hombris, tendrían tamién el su arte. Bría jermosos cuadros enos que s´arrendarían los dientes de los tajuronis en colores maravillosos, y las sus fauces cumu puros jardines de recréu enos que da gustu restrombizasi.

Los teatros del jondu la mar mostrarían a heroicos pejezucos entrando entusiasmaos enas fauces de los tajuronis, y la música sedría tan guapu que, a los sus sones, atotogaos polos pensamientos más deliciosos, cumu n’un ensueñu, los pejezucos se precipitarían en motrollón, la banda por lanti aentru las fauces. Brá asina mesmu una religión, si los tajuronis jueran hombris. Esa religión deprendería que la verdaera vida escumienza pa los pejezucos nel estuémagu los tajuronis. Amás, si los tajuronis jueran hombris, los pejezucos dejarían de ser toos amejaos cumu lu son abora. Dalgunos ocuparían ciertos cargos, lu que lis colocaría por cima los demás. A aquellos pejezucos que jueran un pocu más grandes se lis permitiría incluso tragase a los más chicos. Los tajuronis verían esa práutica con gustu, pus lis proporcianaría mayores bocaos.

Los pejezucos más gordos, que sedrían los que ocupasen ciertos puestos, se encargarían de mantener el orden enti los demás pejezucos y se jarían maestros, uficialis, ingenieros especializaos ena costrucción de cajas etc...N’una palabra; bría por fin ena mar una cultura si los tajuronis jueran hombris.

Vulcáu al cántabru por Llobetu

viernes, 23 de noviembre de 2007

militante EZLN

No necesitamos premisu pa ser libres, sólu la voluntá de selu.

Fundaciones. Leopold Staff.

Construí ena arena
y esborregose,

construí ena roca
y too escontarmose.

La prósima vez espenzaréi pol jumu las chimineas.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Gulundrinas (Viaje ideal). Publicáu en 1913

A lo largu la vía destendíanse los cables del telégrafu, cumu pentagrama mágicu, onde las negras gulundrinas aposáas amejaban diabólicas notas en pentásticas danzas, arpegiando colos sus empavesaos ganjeos l´himnu jermosu de la su cantata matinal, cumu salmodia d´honor ofrendáa´l nuevu día que nacía por Oriente.

Las diamantinas perlas del rucíu adornaban, formando encantaora diadema, las multicolores florecillas que colas sus abrientes corolas ofrecían un besu d´amor al alba qu´espuntaba.

El tren curría, con anjéu, cumu mostruosa culiebra de jierru, espidiendo´l su negru aliendu que formaba una estela cumu´l crespón lutuosu d´una nochi qu´espiró, triscando la su jérrea musculatura con suníu de martilléu.

Cumu por pantalla cinematográfica asómanse polas ventanillas cuadros de luz y guapura y dalgunos qu´otros árbules paecin pasar al escape cumu guerrilleros del ejércitu vegetal.

El juerti pitar de la locomotora anuncia l´allegáa del vehículu nun túnel. Tolo tapan las tinieblas y l´ecu de los jierros jazse más juerti. Paez qu´empontigamos cara´l infernal abismu. Pasa bien de tiempu. La luz güelvi a besamos. El túnel ha tremináu y el “mostruu” sal ufanu de la su madriguera. El jumu qu´espidi es brancu, cumu si juera inciensu barciáu en loor del sol que ya espardi los sus vivificantes rayos al treslumbri.

El paisaje paez más guapu y jasta las gulundrinas están alegres.

Allegamos.

“Acracia. ¡Una eternidá!”, repiti la potente voz que rebumbia cumu una sentencia.
“¡Libertá, Felicidá, Amor!”, retingla nel espaciu.
Hemos allegáu a la fin del nuestru viaje. Estamos ena Tierra Libri.

martes, 20 de noviembre de 2007

Envejecer. Mario Quintana

Anantes, tolos caminos eran d´ida.
Abora tolos caminos son de güelta.
La casa es halladera, los libros, los justos.
Y yo mesmu preparo´l té palos pentasmas.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Un miruellu negru. Canción popular vasca.

Tinía un miruellu negru, mitíu nuna jaula.
Un día d`hibiernu, el probi morrió.
Lu suterré nun esgonci del práu.
Cuandu enclara el día, n`isi esgonci oigo el canciu del miruellu.

Vulcáu al cántabru por Envernizu.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Aciagu demiurgu. E. M. Ciorán

Intente lo qu´intente, enjamás sedrá más qu´una benifestación d´una decaencia, benifiesta o escondía. Bien de tiempu he teorizáu sobre´l hombre-juera-de-tóo. Esi hombre es lo que he allegáu a ser, lo qu´abora encarnu. Las mis dudas han allegáu a daque, las mis negaciones han tomáu cuerpu. Vivo lo qu´anantes criía vivir. A la fin alcontrome un discípulu.

Vulcáu al cántabru por Musgosu.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Haiku. Julio Reija.

vegetación
de l´estación del hombre
¿cuándu florez?

martes, 30 de octubre de 2007

Fragmentu de La ciudá. Cavafis.

No hay barcu pa ti, no hay caminu.
Cumu has escontarmáu aquí la tu vida,
nesti lóndigu esgonzáu de la tierra,
asina la has escortarmáu en too´l mundu.

lunes, 22 de octubre de 2007

Fragmentu de La banda sonora del paraísu. Xandru Fernández

De nochi, cuandu no bía otra luz que la claridá del televisor, las parés de la salita amejaban los murios de cristal d´un acuariu, y él, allá echáu a la pámpana, la cabeza al revirón pa no dejar de veer la pantalla, era´l cailón qu´asechaba nel jondal, ente l´arena, ensin durmir. Esperando. Viendo películas. L´hestoria d´una mujer trancáa en casa, esperando pol regresu del su amante, jízolu llorar en silenciu, nun silenciu culpable. Olvidaba al escape tolos títulos, y el d´aquella película no juéi una descepción.

viernes, 19 de octubre de 2007

El inclís. Augusto Monterroso.

Cuandu fray Bartolomé Arrazola se sintió pirdíu aceutó que ya náa pudía salvalu. La selva poderosa de Guatemala lu bía apresáu, implacabli y difinitiva. Anti la sú inorancia topográfica se sentó con tranquilidá a esperá-la muerti. Quiso murir allá, ensin denguna esperanza, isláu, con el pensamientu fiju ena España distanti, particularmenti en el conventu de Los Abrojos, ondi Carlos Quintu condescendiera una vez a abajar de la sú eminencia pa decili que cunfiaba en el celu religiosu de la sú labor redentora.

Al espertar alcontrose arrudiáu por un grupu de indígenas de rostru impasibli que se ispunían a sacrificalu anti un altar, un altar que a Bartolomé le paeció cumu el lechu en que descansaría, a la final, de los sús temores, del sú distinu, de sí mismu.

Tres años en el país le bían dáu un midianu duminiu de las lenguas nativas. Ententó angu. Dijo dellas palabras que juerin cumprindías.

Enestoncis floreció en él una idea que tuvo por dina del sú talentu y de la sú cultura universal y de su gran cunucimientu de Aristótelis. Recordo que pa esi día esperábase un inclís total de sol. Y dispuso, eno más íntimu, valesi de aquel cunucimientu pa engañar a los sús opresoris y salvá-la vida.

-Si me matáis –les dijo- pueo jacer que el sol se escureza ena sú altura.

Los indígenas lu amirarin fiju y Bartolomé sosprindió la encredulidá enos sús ojos. Vio que se produjo un pequeñu conceju, y esperó cunfiabli, no ensin ciertu desdén.

Dos horas dispués el corazón de fray Bartolomé Arrazola churraba la sú sangri vehementi sobri la piedra de los sacrificios (brillante por baju la opaca luz de un sol inclisáu), mientis unu de los indígenas recitaba ensin denguna enflesión de voz, ensin prisa, arronti, las enfinitas fechas en que se pruducirían inclísis Solaris y lunaris, que los astrónomos de la cumunidá maya bían previstu y anotáu enos sús códicis ensin la valiosa ayuda de Aristótelis.

Vulcáu al cántabru por Envernizu.

lunes, 15 de octubre de 2007

Ensin títulu. John Berger

Cuandu abro la cartera
pa enseñar el carné
pa pagar daque
o pa consultar l´horariu de trenes
amírote.

El polen de la flor
es más antiguu que las montañas
Aravis es moza
pa ser una montaña.

Los óvulos de la flor
siguirán esgranándose
cuandu Aravis, ya vieja,
no sea más qu´un tumbu.

La flor nel corazón
de la cartera, la juerza
de lo que vivi en nós
sobrevivi a la montaña.

Y los nuestros rostros, vida míu, breves cumu fotos.

martes, 9 de octubre de 2007

Si al menos la lluvia. Filipa Leal

Cambaleaba
nel cumbre de sí mesmu
y del monti.
Toral arriba
cumu de pequeñu
esquilaba a los árbules:
pa veer mejor.

Vivía tan lejos del augua
que tinía la boca ensuga.

Abora andaba cambaleando
copáu de sée
a esgotase, a sudar.

¿Por qué nu aparas?,
li priguntaría, si juera pa
coger nesti poema.

No bía náa ena picuruta de sí
ni del monti
- apenas l´azul y daque aves
qu´aliendan más altu.

La ciudá quedaba a mediu caminu
ente´l cielu y la tierra
(el cielu allá riba, tuvía dimpués del monti,
la tierra acá baju, anantes de la sée).

Él cambaleaba cona vida:
li tiraba piedras, gritaba
(¡si al menos la lluvia! ¡si al menos la lluvia!)
cumu quin nu alcuentra.

Solu más tarde juí pa entender lo que andaba a buscu:
un mar.

jueves, 4 de octubre de 2007

La Malenconía. Musgosu

Ena Antigüedá Clásica, concretamente ena Hélade del siglu IV e.C. (endenantis de Cristu), surdió un tipu iconográficu de la malenconía que tinía cumu coz unas creencias mélicas, de mudimanera que las benifestaciones artísticas enas cualis arrepresentábase personas cola cabeza aselá ena manu y ésta aposá ena oreja, quería icir qu'esos sujetos s'alcontraban dientru d´un episodiu malencónicu pasajeru o crónicu.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Fragmentu de Anatol dínase dar seis consejos ajallaízos pa jacer esapaecer una pistola. (Apuntes pa una novela negra). Harkaitz Cano.

Enjamás se ha de lanzar el revólver a un ríu, tan desiquiera al mar, sacáu que mos alcontremos a una distancia de más de seis millas de la costa. No sedría la primer vez qu´un revólver apaez a flote tres ser lanzáu al augua. Augua currumpíu nun esconzáu del puertu, augua remansu enllenu de plásticos quemaos, pelaúra de naranja y latas de cerveza y, en mellu tola basura, un revólver flotante que, entalde jundise, permanez sobre´l augua.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Alicórniu. Hilde Domin

L´alegría
esti modestismu animal
esti dulce alicórniu

tan silenciosu
no s´oyi
cuandu vien cuandu va
mi animal duendu
alegría

cuandu tien sée
lambe las glárimas
de los sueños.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

El filósofu. Benjamín Prado.

Cavilaba, pinto´l casu, en metá la nochi:
¿Qué é más rial,
lo qu´anguien imagina
o lo qu´acontez
peru naide véi?
Y sintía pasá-la inteligencia
pol su sangre
cumu´n estellu létricu.
Too iluminábase p´asganzar sintíu.

Siempre intentaba abracar el mundu colas manos.
Quiso icir: Lo nuevu no s´alcuentra, s´ inventa.
Y que too acolechu tien las sus catedrales;
qu´una lijaúra é l´oju qu´abri ena tu piel la muerte;
qu´hay cínicos que van cara la luz
sólu por no saber
lo qu´otros sufrin ena escuridá...
Náa quedaba al asubiu los sus ojos.

Lejos de los demás,
abismáu nel su círculu de tesis y sistemas,
quiciás no allegó nunca a priguntase
si a la fin el pensamientu
no é más qu´un sucedániu de la vida
y a veces el su rival. Peru si lo jizo,
debió d´arrespuender: Enjamás merez
ser feliz quin malgasta las sus ideas,
escuéndese
debá l´ árbul ensin sombra de lo qu´aprendió
peru ya se ha olvidáu
o anda a buscu d´islas
onde suterrar l´oru de la cencia.

Y dimpués siguiría´l su caminu.

Cerca la verdá,
al par los maniantales
del bien y´l mal, no tuvo a quín icir:
El qu´esquiva la su suerte, escurre´l su infortuniu.
Saber sirvi pa querer saber.
L´apocáu esdá lo qu´el valiente ruempi.
Quin no créi en pentasmas, temi a la rialidá...

Es pusible que juera una d´esas presonas
que de mirar tan lejos
treminan alejándose de la su propia miráa.

Al murir, los dotores
alcontráronli´l corazón en blancu
y una piel ensin marcos de descesu o de deliriu,
erma de batallas,
repulisca cumu l´arena d´un jermosu
país eshabitáu.
El su ditamen juéi cincillu:
Era un hombre ignorante,
no bía síu p´entender náa.

martes, 4 de septiembre de 2007

Ensin títulu. Taresa Lorences

Es inútil querer alcontrar
la calor de las tus manos
enos picaportes.

Están ajeláos
dende que te juiste
ya no hay quin abra las puertas.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Los dos igüedos. Cuentu treicional bereber.

Évate una vez un igüedu qu´andando, andando, alcontrose con otru igüedu, y echarin la parláa que vien derréu:

- ¿Quín tien más robre qu´el hombre?
Y l´otru igüedu contestoli:
- El sol que lu alampa.
- ¿Y quín tien más robre qu´el sol?
- El ñubláu que lu atapa.
- ¿Y quí tien más robre qu´el ñubláu?
- L´airi que lu alleva.
- ¿Y quín tien más robre qu´el airi?
- La paré que lu apara.
- ¿Y quín tien más robre que la paré?
- El ratón que l´esapéa.
- ¿Y quín tien más robre qu´el ratón?
- El gatu que lu comi.
- ¿Y quín tien más robre qu´el gatu?
- El palu que lu apega.
- ¿Y quín tien más robre qu´el palu?
- El juegu que lu alampa.
- ¿Y quín tien más robre qu´el juegu?
- L´augua que lu apaga.
- ¿Y quín tien más robre qu´el augua?
- L´igüedu que lu bebi.

lunes, 27 de agosto de 2007

Si por icir una verdá. Gabriel Aresti.

Si por icir una verdá
han de matame
las hijas,
han de violame
la mujer,
han d´esborrega-la
casa
onde vivo;
si por icir una verdá
han de curtame
la manu
con qu´escribo,
la lengua
con que canto;
si por icir una verdá
han d´esborrar
el mi nombre
de las páginas d´oru
de la literatura vasca,
en dengún momentu,
de denguna manera,
en dengún lugar
sedrán pa
silenciame.

jueves, 23 de agosto de 2007

Fragmentu de L´Espíritu comercial de la época moderna. Thoreau

El curiosu mundu nel que vivimos es más maravillosu que comeniente, más jermosu qu´úti, más dinu de ser almiráu qu´esfrutáu y usáu.

martes, 21 de agosto de 2007

Fragmentu de La lengua de las mariposas. Manuel Rivas

El maestru asperaba dendi jaz tiempu que l´ambiaran un microscopiu a los de l´estruición públicu. Tantu mos hablaba de cómu s´engrandaban las cosas chicas e invisibles por aquel aparatu que los neños allegábamos a velas en verdá, cumu si las sus palabras entusiastas tuvierin l´aquel de poderosas lentis.

La lengua de las mariposas es una trompa arrulláa talque´l resorti dun reló. Si hay una flor que l´atrái, esenrróllala y métila nel cáliz pa lamber. Cuandu lleváis el déu amiu a un tarru d´azúcara ¿a que sienten ya´l dulzor ena boca cumu si la polpa juera la punta de la lengua? Pus tal qu´asina es la lengua de las mariposas.

Y enentoncis toos tuvíamos solenguana de las mariposas. ¡Qué maravilla! Dir pol mundu volando, con esos trajes de fiesta y aparar enas flores cumu tabiernas con barriles enllenos de jarabe.
Vulcáu al cántabru por Little Dreamer (A.H.D.)

miércoles, 15 de agosto de 2007

Fragmentu d´Un hiju del circu. John Irving

¿Y qué es lo que quiés jacer col mi sangre? – preguntoli´l payasu enanu al mélicu.

Busco esi secretu que te gulvió enanu – retrucó´l Dr. Daruwalla.

¡Ser enanu no es dengún secretu! – arrespuendió Vinod.

Busco nel tu sangre angu que pudiera agudar a los demás a no tener hijos enanos – desplicó´l mélicu.

¿Y por qué quiés acabar colos enanos?

domingo, 12 de agosto de 2007

Los cabellos. Remy de Gourmont

Simona, hay un gran misteriu ena selva los tus cabellos.

Agüelis a herba, agüelis a piedra onde han asejáu las bestias; agüelis a cueru, agüelis a trigu recién decháu; agüelis a leña, agüelis al pan que se vende al ser de día; a las flores qu´armuellan nun muriu abaldonáu; agüelis a barda, agüelis a aráu laváu pola lluvia; agüelis al juncu y al jelechu que se siega ena tarduca; agüelis a toju, agüelis a mogu, a la herba abatanáu y coloráu que s´esgrana al asubiu los sietos; agüelis a jurtiga y a tarmáu, agüelis a trébole, agüelis a lechi; agüelis a jinoju, agüelis a anís; agüelis a cucas, a los frutos qu´están maúros y se cuegin; agüelis a salce, agüelis a tilu cuandu las sus hojas tienen flores; agüelis a miel, a la vida que cuer enas praerias; agüelis a tierra y a lera; agüelis a fuegu, agüelis a amor.

Simona, hay un gran misteriu ena selva los tus cabellos.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Fragmentu de Tic - Tac. Suso de Toro.

Vaya tiempu, eh. Espienza bien el día. No apara; en cuantis se pon a llover no apara. Endenantis toos anjeábamos pola lluvia, que si bía seca, que si s´apalambraba la verdura, que si nel iviernu diba a alampase´l monti, qué sei yo. Y abora àhi teníis lluvia. Toma lluvia. Y a mí me gusta la lluvia, eh, al tiantu, que si me falta muchu tiempu jasta sientu que me falta angu. Tamién lo que tien la lluvia es que jaz que te des más cuenta de cómu pasa´l tiempu, que lo notes más, cumu si dijéramos. Eso es ciertu, tan ciertu cumu que´l tiempu pasa altrevesándomos y se lleva deajechu pizcatos de nos. Siguru. Jasta a veces paez que lo sientu altrevesándome. Más que náa cuandu lluevi. Sí, home, sí, la lluvia tamién enseña que la vida es dir perdiendo daque de mosotros de continu.

viernes, 3 de agosto de 2007

Des-uficinista. Rudyard Kipling

¡Náa de compasión! L´armáa dioli
libertá a un mansu esclavu
y gracias a esa libertá alcontró
juerza de voluntá, de cuerpu y mente:
y gracias a esa juerza cunució
alegría, fraternidá y amor:
y gracias a esi amor marchó a la muerte:
y gracias a la muerte juéi feliz.

martes, 31 de julio de 2007

Fragmentu de To die, to sleep. Amós de Escalante

Siguru es el naufragiu, ¿a qué arresistis
y la tu agunía y padecer enanchas?
No ofrez el mundu a la tu miseria amparu
ni el cielu al tu dolor esperanza.

jueves, 26 de julio de 2007

Fragmentu de Salida al alba. Manuel Llano

No tien más robre quin s´alimenta con aves y vinos viejos que´l que se caltién con centenu y col augua que naz enos campos. Nel arte sucede lo mesmu. No es más universal el que parla d´un arrascacielos, d´un viaje n´avión, d´un curceru por mares lejanos, d´estatuas griegas, qu´el que parla d´una choza, d´una cambalúa d´aldea, de la barca qu´altreviesa un ríu estrechu, de la cara de vaca que pinta un niñu rural nuna paré…

lunes, 23 de julio de 2007

Fragmentu d´Escursu a un combatiente. José Jarnés

Pueblu, plebi, públicu… ¡Son cosas tan esapartáas! Plebi es aquella jatera vagu que n´otro tiempu agolpiábase al pasu de los césares pa pedilis pan y espectáculos gratuitos. Pueblu es aquel sindiu humanu qu´abrió en parracil la Bastilla. Plebi es aquella jatera que jaz unos días homillábase a los pies de los caciques pa consiguir, en perjuiciu d´otru, el abregonamientu d´una lei. Pueblu es aquella embozáa segleucu d´hombres qu´un día, en Zaragoza, erció la frenti p´esobedecer a Felipe II, el tiranu enestonces d´España. Plebi es la grey uciosu, pueblu es la trebajaora. Plebi es lo qu´esborrega, pueblu es lo qu´edifica. Plebi es el parásitu, el que vivi de la miela ajenu; pueblu es el que vivi por sí mesmu, del su seyencu esjuerzu.

Plebi, a la fin, es too aquello que nel hombre es sombra, lastri, barreúra. Pueblu es too aquello que nel hombre es lú, enteligencia, energía.

Por eso quiero ser pueblu, no plebi. Porque quiero ser jontanal, no cistierna. Porque quiero ser productor, vivir de las únicas rentas estimables: las del trebaju. No quiero ser plebeyu, quiero ser nobli. Y quiero que se instauri en toa España la verdaera y triple nobleza: la nobleza de bondá, la nobleza de l´enteligencia, la nobleza del esjuerzu.

Y estas cosas no las digo a un públicu, sino al pueblu. Públicos hay bien d´ellos. Cualisquier villanu autor ha tiníu el su públicu. Cualisquier cortesana danzante lo ha tiníu. No quiero parlar a un públicu, quiero parlar a un pueblu.

jueves, 19 de julio de 2007

Hestoria de veranu. Eugenio d´Andrade

Una arbeja, d´esas que llaman italianas, entró pola ventana, obstínase n´escuejeme, apósaseme nel hombral, escansa de los sus trebajos. Agasajáu con aquella preferencia, espencéi a amala con despaciu, aguantando l´aliendu. Col recelu de que no tardaría en dar col su engañu, que columbrara que no era yo l´asta dende onde se vein las dunas. Peru la su miráa tranquilizaba, era calma ondulación del trigu. Abora sólu una interrogación jurgaba ena mi alegría: comigu, ¿cómu jaría la su miel?

viernes, 13 de julio de 2007

Pringuntas d´un trebajaor de la que léi. Bertolt Brech

¿Quín jizu Tebas la de las siete puertas?
Enos libros están los nombres de los reis.
¿Arrastrarin los reis los bloques de piedra?
Y Babilonia la tantas veces esborregáa
¿Quín la gulvió a jacer otras tantas? ¿En qué casas
de Lima la doráa vivierin los obreros?
La nochi que dierin remate a la muralla china,
¿Pa ónde juerin los albañiles? Roma la grande
está escripía d´arcos de trunfu. ¿Quín los erció? ¿Sobre quín
trunfarin los Césares? ¿Tinía Bizancio, la muy cantáa,
sólo palacios pa los qu´habitaban nella? Inclusen ena Atlántida de lienda
la nochi que´l mar l´engullía
clamaban los que s´ajuegaban polos esclavos.
El joven Alejandro conquistó l´India.
¿Él solu?
César venció a los galos.
¿No llevaba ni tan desiquiera un cocineru?
Felipe d´España lloraba al jundíseli
l´Armada. ¿No lloraba naide más?
Federico II ganó la Guerra de los Siete Años. ¿Quín más la ganó?

Ca página una victoria.
¿Quín cucinó el festín?
Ca diez años un gran hombre.
¿Quín pagó los gastos?

Tantas hestorias.
Tantas priguntas.

martes, 10 de julio de 2007

Escritu. Eduardo Chillida

Náa es previsible dende qu´espienza jasta que tremina. Cumu ena vida, too intégrase dimpués (ési es el tiempu muertu del pasáu).

miércoles, 4 de julio de 2007

Prosa apátrida. Julio Ramón Ribeyro.

Quiciás lo únicu que sea pa degulvemos el gustu pola lectura sedría l´acabamientu de tolo escritu y el jechu d´empuntigar inocente, alegremente dende ceru.

lunes, 2 de julio de 2007

El mozu saltarín. Geoffrey Hill

1.
Évate´l mozu saltarín, el mozu
que salta mientras parlo.

Está al ventistate nel caminu rial,
al par de la casa alta, el su ciegu
aler, los árbules; conozo esti lugar.

La senda, de relugas juera del campu de visión,
acábase en cualisquier parte peru no en Lyonnesse,
onqui es de Lyonnesse d´onde tengu de traete,

por güertos sombriegos, al treviés de las lombas
de toju de la tierra cumunal antiguu
que ticha decacullá cara´l juturu de la memoria.

2.
Blinca porqu´esfruta una seria
alegría al blincar. Los ojos de la chica

tienin acutáu el pasu, o bien ella
está a un pasu, a subiu, y mosotros,
ensin saber cómu, tenemos de sabelo.

A güen siguru qu´idolatra la su cabeza plebeya
de balín, las sus zapatillas volanderas de lona
de nuevu Hermes, el su balláu cascu de juguete

sujetu con lásticos. Está ganando
una guerra justa y trescendental
escontra la gravedá.

3.
Quiciás sea un casu de levitación. Yo
pudría jacelo. Dar al su nuevu cuerpu
la mi alcordanza. Tales incidentes socedin.

4.
Sigui saltando, saltarín;
el mozu que juí
grita vamos.

martes, 26 de junio de 2007

El navegante. Li Po

De la mano´l vientu, el navegante
suelta amarras nel puertu cara un largu viaje.
Bien luegu pierdese´l su rastru nel augua
cumu´l del pájaru nel altu cielu.

jueves, 21 de junio de 2007

Fragmentu de Lila y Flag. John Berger

Tinías que leer hestoria, dijo Murat.
El únicu libru que leo es un diccionariu.
Ena hestoria a veces pasan cosas cuandu paez que no pasa náa.
Cumu daque noches.
Sí, l´hestoria tien noches y días, dijo Murat.
¿Y abora es de nochi?
Abora es de nochi; jaz bien de tiempu qu´es de nochi ciegu.
¿Y durmis?, priguntó Sugus.
Tengu argadillu, y a veces ena escuridá la mi impacencia tien la voz d´un ángel.

Al icir esto, Murat erció la vista y miró las nubes qu´enas tarducas de juliu s´amachimbran ena costa, cumu´l ganáu cuandu va beber.
¿Qué diz el tu ángel?
Siempre diz lo mesmu. Si camientu en mí, ¿quínes son los otros?, prigunta. Si los otros sólo cudan nellos, ¿quín soy yo? Si abora no, ¿cuándu? Si acá no, ¿ónde?

domingo, 17 de junio de 2007

37 priguntas al mi únicu contactu al otru láu de la raya. Bernardo Atxaga

Dimi, ¿es feliz la genti allá, al otru láu de la raya?
¿Alcuentra´l su amor rimpuesta nun veinte o vintidós por cientu de los casos
o cumu aquí
son gutos los teléfanos, corazones ermos nochi tres nochi,
corazones ermos nel últimu cuartu del labarintu?

¿Hay nel vuestru reinu, ente los vuestros territorios, daque lugar
llamáu Greenland o Groenlandia? ¿Son sombriegos los sus valles?
¿Hay gasolineras de la compañía Shell?
¿Se acercan las mariposas jasta las conchas amarillas? ¿Ni aunes n´iviernu?
¿Nunca desistió allí un espía llamáu Cernáas?

Dimi, ¿es feliz la genti allá, al otru láu de la raya?
¿Nunca soñais con cangrejos? ¿Y con niños ciegos?
¿Vos alcordáis daque vez del ciclista Tom Simpson, de cómu murió ajogáu nel Aubisque?
¿Qué me icís de la imagen del su maillot,
cumu una tabla d´ajedré rota sobre´l griju?

Al otru láu de la raya, ¿atotoga la hoja al frutu?
¿Hay mayuetas? ¿Tienin los peces abisales presentimientos alredor del sol?
¿Sabin distinguir la palabra Luz de la palabra Sombra?
Aquellos que al tomar el tren esapaecierin nela tresparencia de la tarde,
¿jasta cuándu conservarin la ilusión de que podrían quedase?

Dijérenmi que pa los pájaros no hay otro destinu qu´el vientu
y que hay barcos que enjamás asganzan un puertu.
Cuandu vosotros parláis del destinu, ¿a qué vos referís en claru?
¿A las ventajas dun trebaju siguru? ¿Quiciás a lu que se comi con salsa de naranja? ¿Nunca?
Rezáis polas caravanas del desiertu?

¿Son muchos, seis muchos los habitantes del otru láu de la raya?
Esta genti que veo tolos días pola calle, ¿vivi allí?

martes, 12 de junio de 2007

Fragmentu de Daque pasos cara una pequeña teoría de lo visible. John Berger


Jasta jaz pocu, l´hestoria, tolas memorias personales, tolas consejas, las fábulas, las paráulas, plantiaban lo mesmu: l´aluche, continu, englariáu y ocasionalmente jermosu, de vivir cola Necesidá. La Necesidá qu´es l´ite de la desistencia y que, tres la Creación, no ha dejáu de cabruñar l´espíritu humanu. La Necesidá produz la tragedia y tamién la comedia. Es aquello que besas y aquello escontra lo que te gulpias de cabeza.

Hoy ha dejáu de desistir nel espectáculu de la sistema. Y, derréu, ya no se cumunica denguna desperiencia. Lo únicu que se compartilla es l´espectáculu atal, esi juegu nel que naide juega y toos miran. Abora cáa cual tien de intentar acaldar por sí solu la su desistencia seyencu, los sus sufrimientos seyencos, ena arena enantáu del tiempu y del universu.

miércoles, 6 de junio de 2007

Placebu. Marcos Díez Manrique

Lo más cincillu es inventar
recetas pa durmir tranquilu,

un poema,
pinto´l casu,
denunciando la fin del mundu.

Y dimpués dise de cañas y lamentá-la guerra,
cumu si biéramos arresgáu daque más que cuspe,
cumu si la pelleja qu´está en juegu juera la tuya.

lunes, 4 de junio de 2007

La lomba. Rupert Brooke

Ensin aliendu, tirémonos al aire ena lomba,
riímos al sol, y besemos la dulce herba.
Tú dijesti: “Gloria y déstasis son pasajeros;
peru aire, sol y tierra permanecin, y las aves seguirán cantando
cuandu tú y yo seamos viejos, muy viejos…”. “Y cuandu muramos
morrerá tolo qu´es muestru, y la vida alampará
a otros amantes, otros lebios”, diji yo,
“¡amor míu, el muestru cielu es esti qu´agora ganamos!”.

“Somos lo mejor de la tierra, pus deprendimos la su lición.
La vida es el muestru gritu. ¡Caltuvimos la fe nella!”, dijimos,
“con pasu tranquilu, abajaremos
coronaos de rosas jasta l´escuridá”. Riímos,
urguyosos d´icir cosas tan guapas y verdaeras.
Y astonzas de súpitu gritesti. Y marchesti del mi láu.

miércoles, 30 de mayo de 2007

Primer amor. Manuel Rivas

Gaby, Grabiela es mayor que yo. Yo cudo que muchu más mayor.

Llévame, polo menos, dos años. Dimpués de tantu tiempu no cuntaba con alcontrala n´aldea, n´Aita, peru allí estaba, asejáa segleucamente nel poyu de piedra de los Brandariz ente dos tiestos de geranios.

- Hola.
- ¿Qué tal?
- Bien. ¿Y tú?
- Bien. Muy bien. Güenu, fatal.

En rialidá era muchu más mayor que yo. Tres años, quiciás.

- Estás un pocu esmedráa.
- Tú tamién estás esmedráu.

Llevaba una saya larga y tinía los pies esnugos. Eran unos pies grandes, de paisanu.

- Estuvisti juera.
- Sí.
- Yo igual marcho tamién.
- ¿Sí, hom?
- Sí voy a marchar. Estoy cavilando jacer un viaje. Peru bien lejos, ¿sabis?, Australia o jardallá.
- Sedría fabulosu.
- Sí, a güen siguru que marchi p´Australia. Un amigu míu tien los padres allí. Jízose radioaficionáu y parla con ellos pola nochi.
- Yo estuvi en Barcelona, ¿sabis? Viví con genti y asina.
- Ah, Barcelona, claru. Nunca jiz un viaje, ¿sabis? Gustaríame jacer daque potente. Australia o daque asina.
- Tien de ser alucinante. Tan lejos.
- Diz el mi amigu que si jacemos un juriacu dende aquí qu´altravesara la tierra enteru que salíamos a Australia. ¿Qué tal en Barcelona, tú?
- Bien. Güenu, regular. Mal.
- El mi amigu regalome un reló. Espiértame con música de cumplieaños feliz. Happy birthday to you. Tamién tien la hora qu´es en Tokiu, y en Londres, y en Nueva York. Y pueis anotar teléfanos y guardalos. Es cumu´n ordenador. Amira, amira, fíjate.
- ¡Meca, qué bien, es pentásticu! ¿Sabis? Teno una nena.
- ¿Una nena?
- Sí, ¿quiés vela?

E invitome a pasar, sunriendo, cumu si li lijara sunriír.


martes, 29 de mayo de 2007

Fragmentu d´El Quijote. Miguel de Cervantes

La libertá Sancho, es unu de los más preciosos dones qu´a los hombres dierin los cielos; con ella no puein iguase los tresoros qu´escuende la tierra ni la mar encubre; pola libertá asina cumu pola honra se puei y se debi aventurá-la vida, y, pol contrariu, el cautiveriu es el mayor mal que puei vinir a los hombres.

lunes, 28 de mayo de 2007

Fragmentu d´Oblomoff. Ivan A. Goncharov

- ¡Amái a los hombres! – gulvía a icir Oblomoff.

- ¿Cómu quier vusté qu´amemos a tolos hombres? - runflaba Penkin -. No se puei amar al desplotador, al fatu, al alabanciosu. Al contrariu, tien de se perseguir, estalingar, desterminar. Y si esto no puei ser, arrequejalos, abaldonalos.

- ¿Abaldonalos? - desclamó Oblomoff -. ¿Quier icir qu´es ésti´l caminu qu´empuntiga la devina miselicordia? Ésta, que jirma por abracar nel su senu inclusen al ser humano más alrevesáu, ¿podrá aprebar daque asina? El pior de los hombres es, a la fin, esto: un hombre, un hermanu muestru, modeláu col mesmu barru que toos mosotros. ¡Abaldonalos! – desclamaba Oblomoff, echando ojáas al su alredor.

- ¡Vusté allegará muy lejos! – dijo derréu Penkin.

Oblomoff arrecatóse del calu de las sus palabras; agutó, esbozó y gulvió a asejase nel diván.

sábado, 26 de mayo de 2007

La canción del croupier del Mississipi. Leopoldo María Panero

Jumu muchu. Masiáu.
Jumu pa risca´l tiempu y a veces oyu la radiu,
y oyu pasá-la vida cumu quin pon la radiu.
Jumu muchu. Nel ceniceru hay
ideas y poemas y voces
d´amigos que no teno. Y teno
la boca escripía de sangre,
y sangre que sal de las risquiezas del mi crániu
y toa la mi alma sabi a sangre,
sangre frescu no séi si de chon o de hombre qu´ero,
en tola mi alma con tarjazos de mujeres y niños
que se muevin ingenuos, arremacejos,
nesta vida que ya séi.
Tentújome´l pechu de súpitu, acolecháu,
y no reconozo dengún corazón. No hay,
no desiste en naide esa cosa llamáa corazón
sino quiciás nel alcohol, nesi
sangre que yo bebo y qu´es el sangre de Cristu,
el únicu sangre nesti mundu que no desisti
qu´es cumu´l mal programáu, o
cumu fábrica de vida o un sastre
que tien olvidáu quín es y sigui viviendo, o
quiciás el reló y las horas pasan.
Tentújome, acolecháu, los ojos y los pies y la déa
de la manu la meto nel oju, y estoy cirosu
y la mi vida aguliendo.
Y sueñu que he vivíu y que me llamo de daque móu
y esti cuentu es ciertu, esti
labarientu que dejan entevéi los mis ojos,
esti deliriu en Veracruz, y qu´esti
país es ciertu esti lugar amejáu al Infiernu,
que llaman España, teno uyíu
a los muertos que´l Infiernu
es mejor qu´esto y apaécesi más.
Dígome que soy Pessoa, cumu Pessoa era Álvaro de Campos,
dígome qu´estar borrachu es no estalu
tola vida, es
estar borrachu de vida y no de muerte,
es un sangre distintu d´esi otro
espesu qu´esmullase polos tejáos y polas parées
y los juriacos de la vida.
Y es que no hay otra cumunión
ni otru esparajismu qu´esti del vinu
y dengún otru sexu ni mujer
qu´el vasu alcohol besándome los lebios
qu´esti vasu alcohol que llevo nel
celebru, enos pies, nel sangre.
Qu´esti vasu vinu escuru o blancu,
de ginebra o de ron o lo que sea
- ginebra y cerveza, pinto´l casu -
qu´es cumu la infancia, y no es
ajuyía, ni evasión, ni sueñu
sino la lígrima vida rial y tolo pusible
y ***arruño*** derréu la copa cumu´l gargüelu de la vida y cuentu
a daque ser qu´es probable qu´estéi
àhi la vida de los dioses
y unos días ero Caín, y otros
un jugaor de póquer que bebi güisqui tan pichi y otros
un cazaor de dotes que por otro láu teno síu
peru lo míu es cumu en “Lambeízu pájaru de mozandá”
un cazaor de dotes jermosu y alcohólicu, y otros días,
un asesinu arregucíu y sicóticu, y otros
anguien que ha muertu quín sabi jaz cuántu,
en qué ciudá, ente marineros ebrios. Angunos
alcuérdanme, dicin
cola copa ena manu, parlando muchu,
parlando pa poder desistir de que
no hay náa mejor que icise
a sí mesmu una proposición de Wittgenstein mientras subi
la marea del vinu nel sangre y l´alma.
O bien anguien perdíu enas galerías del espeju
a buscu la su novia. Y otras veces
ero Abel que tien un plan perfeutu
p´arriscatar la vida y tresná-los hombres
y tamién a veces lloro por no ser un esclavu
negru nel sur, llorando
ente las plantaciones.
Es tan bella la ruina, tan prefunda
séi tolas sus colores y es
cumu una sinfonía la música del acabamientu,
cumu música que tocan nel más allá,
y ya no teno sangre enas venas, sino alcohol,
teno sangre enos ojos de borrachu
y l´alma invadíu de sangre cumu d´una gumitona,
y gumito l ´alma polas mañanas,
dimpués de pasar tola nochi juriando
frente a una muñeca de goma que desisti Dios.
Escribir en España no es llorar, es beber,
es bebé-la zuna del que no se resizna
a murir enas ***esquinas***, es beber y mal
icir, blasfemiar escontra España
escontra esti país sin dioses peru con
estatuas de dioses, es
beber ena ilesia con música d´órganu
es se arranar borrachu enos recitales y manchas de vinu
tintu y sangre “Le livre des masques” de Rémy de Gourmont
se arranar húmidu babión y fatu y
se tumbar cumu´n árbul ante los farolillos
d´esta verbena cultural. Escribir en España es tener
resmeando nel sangre esti alcohol rilochu que ya
no justifica náa ni naide, denguna sombra
de las que allí bía al principiu.
E icir al murir, cuandu tea
ya ena boca y cabeza la baba del suicidiu
surgañali a las sombras, a las tantas qu´hay y pentasmas
nesti paraísu pa horrabis
y tamién a los ciervos que teno visto nel monti,
y a los pájaros y a los lobos ena calle y
asechando enas ***esquinas***
“Fifteen men on the Dead Man´s Chest
Fifteen men on the Dead Man´s Chest
Yahoo! And a bottle of rum!”

martes, 15 de mayo de 2007

Meditación. Marco Aurelio

Descava dientru. Dientru está la juenti del bien, que puei manar de continu, si descavas de continu.

Pórticu

Los antiguos altos jornos de los alreoris de la badía de Sanander tumbarin los bosques de Cantabria dendi cumienzos del siglu XVII. Junta la ilesia de Valvanuz, puntu de referencia pa la genti pasiegu, desisti el topónimu El Robledal de Todos, un cajigal que, cumu el sú llamatu seyencu deja enteveer, asina, en castellanu, es d´aprovechamientu coleutivu, cumuñal, razón pola que juéi pa sobrevivir.

Esti blog tien l´iti de sirvir cumu reportoriu literariu básicu pal necesariu procesu de normalización social del cántabru, una labor que tien de ser dir construendo enti toos pa beneficiu de toos.

Por favor, anotái enos comentarios aquellas variantes que vos paezan más ajallaízas pal común entendimientu. El ritmu es d´un testu curtiu o largu, sigún surda, por semana.

Espenzamos.

Archivu del blog