jueves, 16 de marzo de 2017

Significado de bárcena

Básicamente se barajan dos opciones para explicar bárcena: o de una raíz prerromana que varía (si bien es cierto que mínimamente) de un autor a otro o bien del latín MARGINEM, "margen", etimología propuesta por Manuel García Alonso y que es la que seguimos en este blog.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define bárcena así: "lugar llano próximo a un río, el cual lo inunda, en todo o en parte, con cierta frecuencia".

Manuel García Alonso dice que bárcena es el espacio que queda entre un monte y un río. De ahí lo de margen. Si fuera entre dos montes pasaría a ser un valle o una vega (el valle tiene una connotación administrativa que no tiene la vega).

El problema es que ya no se sabe lo que significa bárcena, que las dos definiciones están inferidas de las características del terreno, es decir, del lugar al que el topónimo da nombre, lo cual condiciona la etimología.

Si el camino lógico es de la palabra al terreno ahora que no recordamos lo que significa la palabra vamos del terreno a ésta. Pero esta vía es peligrosa. Estamos ante una palabra en el umbral. Está a punto de morir, si no lo ha hecho ya.

Yo una vez pregunté a un chico de Ruente y me dijo que bárcena sí era una palabra viva, que él la entendía asociada a río y a tierra desprendida del monte, aunque tampoco me supo concretar. Es un chico vinculado a la librería La Libre de Santander; si me lee, por favor, que ponga aquí su opinión.

El otro día Raúl Molleda en la conferencia que impartió precisamente en La Libre añadió una tercera posibilidad: que bárcena proceda del montañés barciar, "verter". La bárcena sería el lugar donde el río deposita sedimentos, sustantivamente tierra, no piedra, en cuyo caso pasaría a ser una lera o (palatizado) llera (ribera pedregosa). Este lugar enriquecido periódicamente por el río pasaría a ser bueno para el cultivo, aunque queda por resolver el modo como se gestionaría el aporte periódico de sustrato y de su vehículo, el agua, es decir, las crecidas del río.

Pongo barciar y no *varciar porque no tengo yo claro que proceda del castellano vaciar, porque no significa vaciar sino verter y por último porque Manuel Llano escribía este verbo también así. Por cierto, que de barciar, barciaeru, "vertedero".

Archivu del blog