lunes, 14 de mayo de 2018

Miera, Vindio

Miera presenta una supuesta raíz indoeuropea *MER- / *MOR- (el asterisco indica que es una forma hipotética) con el significado de río. Lo defiende González Rodríguez y otros.

Pero no olvidemos que el indoeuropeo es una reconstrucción relativamente reciente que parte de conexiones que se han querido ver, alguna incontestable, entre distintas lenguas, precisamente, indoeuropeas. Un ejemplo clásico es la familia de la palabra "viuda". Reconstrucción que a veces se ha utilizado como la excusa perfecta para casi todo: cuando algo se quiere propio, y antiguo, pero no queda claro a qué responde se dice que es indoeuropeo. Pasa entre nosotros con bárcena o braña, que tengo para mí proceden no del oscuro y, depende en qué foros, prestigioso indoeuropeo sino del más vulgar latín MARGINEM y VERANEAM, respectivamente. O incluso cuando se quiere propio pero marcando las distancias, entonces se recurre al preindoeuropeo, que es lo que se dice del vasco, por mucho que el vasco tenga palabras con apariencia ciertamente antigua, como cuchillo o hacha, con la raíz piedra, pero no menos que otras cántabras, como cambera, camino abierto con la pieza curva o camba de la rueda maciza, la más antigua, del carro, u otras castellanas. Por cierto, que nuestro Selaya no procede del vasco Zelai, sino de Sel del Haya. Y para rematar, sel me parece que tampoco es indoeuropeo, como se suele decir, sino que procede del latín SEDILE.

Hay que tener cuidado con las etimologías indopeuropeas.

Por el contrario, hay quien defiende, por ejemplo Xosé Lluis García Arias, que Miera procede del latín (olvidemos, para no liarnos, que el latín también pasa por ser lengua indoeuropea) MERUS-A-UM, que podríamos incluir dentro del campo semántico "blanco, puro".

En resumen, la primera opción (indoeuropea) va del río al terreno (es Miera río quien da nombre a Miera comarca) y al revés, la segunda (latina) va del terreno al río.

Si llegamos a Miera no por carretera, sino por las alturas, por donde probablemente la gente se desplazara de antiguo, sobre todo en caso de recorrer largas distancias, lo que sorprende es justamente la blancura de la comarca, el protagonismo de la roca viva.

Desde La Piedra l´Hidillu (pongo hidillu con hache porque emparenta con los castellanos ahedo, hayedo, lo mismo que con los topónimos cántabros Edino - en Colindres - o Jedo - en la carretera de camino a Reinosa -, aunque en el entorno de esta piedra o cabido ya no haya hayas) la vista que se tiene de Miera es imponente.

Pongo foto del cabido.



Esta piedra sirve de límite entre varios municipios. Presenta inscripción con apariencia de ser, según me dicen, del s. XIX, que ya no se puede leer.

Miera se nos muestra, efectivamente, blanca.

Perdonad ahora el giro que va a tomar esta entrada, aviso.

El Mons Vindius es donde se refugiaron "los últimos" cántabros. A él subirían antes las olas del mar que las legiones romanas. Al final se adelantaron éstas. Siempre se ha buscado este monte en los Picos de Europa. No es difícil encontrarlos cubiertos de nieve (estos mismos días, mayo), de ahí lo de monte blanco. Se supone. Sé que los mapas de las guerras cántabras se están completando gracias a la detonación a la que Eduardo Peralta sometió a la tradición académica hace un par de décadas. Sé que si el Vindio se está buscando en Liébana es porque probablemente esté allí. Pero aun así no quería dejar de decir lo siguiente: Miera podría ser la traducción al latín de un topónimo prerromano anterior, por qué no Vindio, si es que éste realmente significa "blanco".

Se estaría buscando un monte blanco en una lengua equivocada. Blanco, además, por la nieve y no por la roca. Se estaría buscando un monte y no una comarca. Y se estaría buscando, en definitiva, en la dirección contraria.

Además, el gentilicio de Miera, que es merachu, presenta un sufijo con cierta carga despreciativa que no parece lógico que los merachos se pusieran a sí mismos, como tampoco los tresmeranos, los que viven más allá del Miera (esta vez sin componente peyorativo). Que merachu y tresmeranu fueran acuñados por forasteros (que además despreciaban a los primeros) puede ir en la misma dirección que apuntaba antes: que Miera sea la traducción al latín de un topónimo prerromano anterior, un topónimo hecho desaparecer.

La labor arrolladora de la Corona y su fábrica de cañones seguida de la particular colonización del territorio emprendida por los pasiegos podría dificultar la localización de restos, pero quizá ni la labor extractiva de la Corona ni la intensiva de los pasiegos hayan hecho que todo desapareciera. Así, por ejemplo, en La Canal de las Hayas u Hoyo Valluergo (así en los mapas) se aprecian muchas construcciones de proporciones que difícilmente podrían pasar por ganaderas. Yo mismo las he visto, por ejemplo aquí. Animo a subir a quien esté interesado. Y mira, si al final nada, al menos habréis conocido uno de los focos más activos de los emboscados en el oriente cántabro a decir de los vecinos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Relativo a Miera, me he encontrado con esto en una escritura datada en enero de 1649 en este lugar: (..) una baca parida que se llama Bárcena con un jato. (...) Otra que se llama Pisueña parida con una jata". Me he acordado de aquella opinión de que jatu/a era una palabra reciente traída por tratantes asturianos a principios del XIX. El escribano se llamaba Agustín del Hoyo Maldonado y era el que hacía las escrituras merachas por aquellas fechas. No parece meracho por sus apellidos, pero debía vivir allí. En todo caso parece ser de Cantabria pues otros "del Hoyo Maldonado" se encuentran por aquí más atrás. Viendo esto, al menos entran dudas de que las palabras jatu/a no se conociera por aquí a mitad del siglo XVII, al menos en este lugar. O eso, o estamos ante un cultismo usado solo por este notario, lo cual es ya elucubrar mucho quizás.

Anónimo dijo...

Se debió equivocar el articulista de "Rutas circulares por Cantabria" al escribir "cabañal de la Tángara" porque me parece que es La Tángana.

Buena entrada por otra parte, Robledal. Un saludo.

Anónimo dijo...

No tuvieron por qué ser tratantes asturianos. Pudieron ser perfectamente otros.
De hecho, creo que la denominación de "tudanca" para la raza del país podría achacársele a tratantes trasmeranos que acudían a comprar en masa a la feria de La Lastra. Lo mismo que a la hoy llamada "asturiana de los valles" se le llamaba "carreña" por el mercado que allí había.
Una raza no puede ser originaria de una zona tan pequeña. Mi opinión es que se referenciaba según mercados.
Y en sus tiempos el valle de Tudanca tenía la mayor concentración de toda la provincia en esa raza.
Pero, ya digo, es solo una opinión...la palabra jatu podría estar ya presente desde hace mucho en determinadas comarcas y en otras haberse extendido posteriormente por tratantes.

Serrón dijo...

Muy, muy interesante, gracias por compartirlo.

La toponimia oficial de Cantabria está hecha un desastre. La capa de toponimia del portal de cartografía digital del Gobierno de Cantabria es absolutamente insuficiente y además está mal transcrita y en ocasiones ubicada. Hace falta una dura labor de corrección. El portal, por lo demás, es fantástico. Es la toponimia lo que lo echa todo a perder.

Por cierto "La piedra l´hidillu" es como me lo transmitió una familia meracha que vive todo el año (no muda) a los pies de dicha piedra.

Archivu del blog