jueves, 7 de septiembre de 2017

Varsovia Panda

Los alemanes arrasaron Varsovia

con los rusos esperando al otro lado del río,

el río Vístula

en el barrio de Praga.

Fue el año 1944, el año del Alzamiento.

Cabe preguntarse por qué no hubo reacción antes

cuando los alemanes eliminaron a la población judía

polaca, a fin de cuentas.

La insurgencia

la polaca nacionalista

fracasó y quedó diezmada.

Los rusos cruzaron entonces el río

tomaron y reconstruyeron la ciudad

siguiendo dos estéticas:

la historicista, con la obra de Tintoretto como referencia

y la realista rusa, aquí más que nunca

con casas que me recuerdan a las que hacía de pequeño para grillos

con cajas de galletas

musgo, una ramita y lechuga dentro para que coma

y abrirla para ver

nubes prendidas como banderas negras

cuervos

grandes avenidas arboladas

y el silencio.

*

El primer millón se roba,

se dice ahora:

solares y rascacielos

son las nuevas coordenadas.

*

Domingo

y mi último día en la ciudad.

Cuervos mudando la pluma,

blancos, rasgando las nubes.

Llueve.

Entro al único centro comercial abierto.

Nada del frío de afuera.

Pero la lluvia corre por el techo de cristal

como el lobo sigue siempre la misma senda,

anticipándose.

*

Suena por los altavoces:


1 comentario:

Serrón dijo...

Impresionante "Diario del levantamiento de Varsovia" del escritor polaco Miron Bialoszewski, en Alba Editorial, comprado este mismo viernes en Gil y terminado hoy.

Archivu del blog